Subsidios al transporte: en términos reales, en 2023 habrá menos fondos que este año y por ende crecerán los conflictos

Compartir

Las provincias arrancaron en desventaja la discusión del esquema de subsidios de transporte de pasajeros para el año próximo. Los números que mostró el ministro de Economía Sergio Massa este miércoles en el Congreso ratifican que el interior jugará con la cancha inclinada… y no en su favor precisamente. La partida es un 50% mayor que la de 2022, pero la inflación prevista en el propio presupuesto 2023 es de 60%. O sea que ya hay 10 puntos menos, siempre y cuando ocurra que la inflación baje a ese nivel, algo que pocos creen.

Octubre noviembre y diciembre. Tres meses para que el Congreso de la Nación debata el presupuesto 2023. Debate que viene antecedido por el rechazo de la oposición al de este año, que obligó al gobierno a reconducir el de 2021 a fuerza de decretos. Una de las prioridades para las provincias volverá a ser el esquema de subsidios del transporte.

Cuando un diputado cordobés le pidió precisiones a Massa sobre subsidios, el ministro explicó: “El 31 de diciembre cae el sistema de subsidios para el interior del país. Tenemos que tenerlo normatizado porque está amparado en legislación vinculada al Covid, porque el Consenso Fiscal de 2018 eliminó esa obligación como responsabilidad de la Nación con la firma de todos los gobernadores”. Pidió generalizar la tarjeta Sube en todo el país para ordenar la información tanto de los beneficios sociales como de los subsidios. “Discutamos después en todo caso junto con los gobiernos provinciales cuál es el monto, pero tengamos una partida presupuestaria”, le dijo a los diputados.

“El 31 de diciembre cae el sistema de subsidios para el interior del país. Tenemos que tenerlo normatizado porque está amparado en legislación vinculada al Covid

“El 31 de diciembre cae el sistema de subsidios para el interior del país. Tenemos que tenerlo normatizado porque está amparado en legislación vinculada al Covid», advirtió.

El ministro avisaba así que la discusión tiene dos vertientes: por un lado, la eterna discusión de cuantos fondos van a las provincias y cuántos al área Metropolitana de Buenos Aires, y por el otro un marco legal nuevo, ya que el actual esquema de subsidios nacionales es resultado de las medidas de emergencia tomadas durante la pandemia cuando la cantidad de pasajeros cayó abruptamente y el sistema se volvió económicamente inviable.

“Esto recién empieza. Quiero ser claro con los números. El presupuesto de 2022, que no fue aprobado, contemplaba 46 mil millones las partidas de subsidios para las provincias, excluido el AMBA. Ahora el proyecto de presupuesto 2023 que mandaron contempla 66 mil millones. Es decir, el aumento de 46 a 66 es poco menos del 50%, y ese es un incremento por debajo de la pauta inflacionaria que prevé el propio presupuesto, que es 60%”, explicó a AIRE el subsecretario de Transporte santafesino, Osvaldo Miatello.

Alerta Miatello: “Aparte los 46 mil millones de este año se habían fijado proyectando una inflación de 33% de inflación anual, pero la inflación va a ser el triple, con lo cual la cifra que se incluye en el presupuesto está muy licuada, es muy baja en términos reales”.

Cabe aclarar que los 46 mil millones que se habla era la cifra que se había acordado en el congreso para este año, pero luego el presupuesto fue rechazado. El Poder Ejecutivo se comprometió a sostener esa cifra, pero hasta aquí autorizó por decreto 38 mil millones que alcanzan a cubrir las necesidades hasta fin de octubre, por lo cual las provincias esperan un nuevo decreto en octubre que amplíe la partida hasta los 46 mil millones para cubrir noviembre y diciembre”.

Es decir que en el último tramo del año habrá dos batallas en simultáneo. Por un lado, los recursos para el año próximo; por el otro los fondos necesarios para sostener el servicio en los últimos dos meses de 2022.

El tema ya está en la agenda de los funcionarios de transporte de todas las provincias. Acordaron hablar con los legisladores y ponerlos al tanto de la problemática. “Después ellos deberán evaluar las prioridades dentro de todas las prioridades que trae aparejado un presupuesto nacional. Lo que no queremos es que no sepan que este tema es así”, adelanta Miatello.

Desde su mirada, “si no viene en forma de subsidio, quedan dos opciones: o se sigue deteriorando el sistema, o se sube la tarifa”. AIRE le recuerda que quizás Nación pretenda que las provincias asuman mayor nivel de subsidio. Respondió así: “En Santa Fe duplicamos este año los subsidios con respecto al anterior. Pensemos que hace 6 o 7 años la provincia solo aportaba lo producido de la “Ley Rubeo”, que era mínima. Hoy estamos poniendo más que Nación. Este mes llegaron 430 millones, y nosotros la semana que viene vamos a pagar 700 millones. Y aparte tuvimos que aumentar tarifas. Entonces la solución es hacer una ley que reparta de otra forma los subsidios, porque en el AMBA siguen pagando 25 pesos el pasaje”.

Con la presión de ordenar la macroeconomía y los términos acordados con el FMI para reducir déficit primario, el ajuste por inflación se vuelve un aliado en la tarea que lleva adelante el Ministerio de Economía.

Con la presión de ordenar la macroeconomía y los términos acordados con el FMI para reducir déficit primario, el ajuste por inflación se vuelve un aliado en la tarea que lleva adelante el Ministerio de Economía.

Maiquel Torcatt / Aire Digital

La oposición

Con la presión de ordenar la macroeconomía y los términos acordados con el FMI para reducir déficit primario, el ajuste por inflación se vuelve un aliado en la tarea que lleva adelante el Ministerio de Economía.

La diputada socialista y exintendenta de Rosario Mónica Fein explicó que en su bloque están analizando el tema transporte con “mucha preocupación. Lo venimos reiterando en relación con la inequidad en el reparto de subsidios y ahora con la reducción de partidas” para el año próximo.

Consultado por AIREFederico Angelini, diputado del PRO e integrante de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, también se remitió a los números: “El aumento en subsidios de transporte para 2023 es de 50% contra un 100% de inflación”, que es el porcentaje que proyecta su espacio. A su entender, el “ajuste” en subsidios hay que entenderlo en el contexto más amplio: “El Presupuesto tiene un ajuste del gasto primario grande, del 1,2% del PIB, de los cuales 0,9% es en subsidios, y de ese número, 0,7% es recorte en subsidios de energía y 0,2% en transporte”, dijo Angelini en relación con un tema que Juntos por el Cambio le venía reclamando al gobierno nacional.

El informe sobre el Presupuesto 2023 que en las últimas horas sacó la consultora P&G destaca que “todos los componentes de lo que son los Recursos Corrientes tienen incrementos por debajo de la estimación del REM”, que es el Relevamiento de Expectativas del Mercado que elabora y publica mensualmente el BCRA y que sirve como alternativa a las proyecciones oficiales del gobierno. Es decir que todos los aumentos de partidas están por debajo del 84,1% de inflación que estima el REM. La excepción es la de pago de intereses y capital de deuda que crece veinte puntos más que la inflación prevista.

Dice P&G sobre las partidas de Gastos en el Presupuesto 2023: “Se observa una singular combinación de movimientos en el interior de los gastos. Por un lado, una reducción en términos reales de las transferencias corrientes (subsidios) y, por otro lado, un mayor crecimiento en términos reales de los intereses y el gasto de capital”.

“La explicación pareciese estar en que, para atender las mayores necesidades para pago de intereses (de deuda), no disminuir la participación relativa del gasto de capital en la estructura presupuestaria y cumplir con el límite de déficit primario establecido en el acuerdo con el FMI, el Gobierno recurre a un ajuste por licuación (crecimiento por debajo de la inflación) de las transferencias corrientes”.

Traducido: para afrontar los pagos de deuda y sostener niveles de inversión en infraestructura pública, se reducen los subsidios (energía y transporte son algunos de ellos). En ese contexto el Congreso deberá construir un nuevo esquema de subsidios para el transporte urbano. (Aire de Santa Fe).