Raúl Castells tomó un supermercado en Rosario para reclamar por comida 

Compartir

Raúl Castells ingresó a un supermercado de la ciudad santafesina de Rosario para reclamar comida, tras la suba del dólar que alcanzó su máximo récord al superar los $300 y la elevada inflación que azota al país.

El referente del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD) irrumpió en la sucursal de Coto a los gritos junto a unos 150 militantes de su espacio.

«Le pedimos a los empleados de seguridad de Coto que llamen a sus gerentes, porque el objetivo no es perturbar al supermercado, sino reclamarle al Gobierno nacional que alguien tiene que prestar atención ante la necesidad y la miseria que hay», dijo.

Tras la polémica, Castells dialogó con distintos programas radiales. «Nuestro movimiento nunca ha llamado a los saqueos. Hemos pedido que ayuden a mantener los comedores. Le reclamo a las cadenas de hipermercado que tienen niveles de ganancias».

Aclaró también que «no hubo saqueo, no hubo extorsión» ya que -dijo- «se está llamando la atención» porque «no se puede aceptar que el Gobierno empuje a los saqueos», indicó en referencia a las medidas económicas adoptadas por la administración de Alberto Fernández, a quien meses atrás, el propio piquetero le pidió su renuncia al cargo de Presidente.

«El Gobierno decidió que se suspendan las comidas en los comedores. Es la primera vez que desde el Estado nos dicen que no entregarán los alimentos. Alguien tiene que prestar atención a la miseria que hay», sentenció Castells.