La suba del Dólar blue profundiza la parálisis inmobiliaria en Entre Ríos

Compartir

El dólar blue comenzó a subir la semana pasada y sigue en alza: ayer trepó a 323 pesos para la venta y el impacto ya se siente en diferentes sectores, como ocurre en el rubro inmobiliario: el aumento de la divisa en el mercado informal profundiza la parálisis en las ventas, en un mercado que ya viene deprimido hace años por varios factores.

Al freno en la demanda por la imposibilidad de ahorro, debido a la pérdida del poder adquisitivo en general de quienes aspiran llegar a tener una vivienda propia, se suma la ausencia de créditos hipotecarios que impulsen la compra de una casa o un departamento para que una familia planifique su futuro, limitando considerablemente el universo de potenciales clientes.

Y actualmente sucede que, a diferencia de lo que pasaba años atrás y debido a un panorama inestable en la economía, hoy los inmuebles se cotizan en dólares, buscando parámetros más sólidos para tener un valor ante la depreciación del peso. En muchos casos hay que contar con el billete físico para concretar una operación inmobiliaria, o tener en cuenta la cotización del blue al momento de adquirir un inmueble como inversión.

Sobre la retracción en la venta de inmuebles, una de las más fuertes a nivel histórico, María Paula Armándola, presidenta del Colegio de Corredores Públicos Inmobiliarios de Entre Ríos, comentó a UNO: “Esto se genera más que nada por la situación macroeconómica del dólar, que no se sabe en qué y en cuánto va a quedar”.

Según indicó, el mercado actualmente se maneja en dólares para tener un valor de referencia, en un contexto de inestabilidad del peso: “Hoy lo que sucede es que, al no tener un valor comparable o un valor relativo para los inmuebles, se intenta poner un precio en algo que dure en el tiempo básicamente. Por eso se tiende a establecer un valor en dólares como referencia y después, si a una persona le interesa el negocio y de acuerdo cómo viene, se avanza en la conversación”.

Sobre este punto, precisó: “En general las ventas se hacen en dólares y hay quienes tienen los billetes en dólares ahorrados; otros lo consiguen de alguna manera; o se conversa considerando lo que es el blue o liquid. Y ahí hay otra negociación además de la que se da sobre el inmueble, acerca del tipo de moneda y a qué valor de la moneda se paga. Por estas complicaciones es también que se arman cadenas de negociaciones para poder concretar una operación, que lo que hace es profundizar este parate. Este es uno de los factores que condicionan al mercado”.

Por otra parte, reflexionó: “Hace años que no hay créditos hipotecarios como para alcanzar el valor de una vivienda. El Procrear fue una gran ayuda para quienes tenían un ahorro y hay que generar políticas de viviendas que apunten a que haya más propietarios que puedan pagar la cuota de un crédito hipotecario en vez de pagar un alquiler”.

También aseguró que este freno en las ventas impacta sobre los precios de las propiedades, y explicó: “Por la pandemia y la incertidumbre económica en la que estamos los valores han bajado. Al complicarse las ventas por el poder adquisitivo de la gente con esta situación y frente a esta incertidumbre macroeconómica, la demanda cae y entonces para realizar las ventas se tiene que bajar sí o sí el precio de oferta”.

En este marco, refirió: “Hoy lo poco que se está vendiendo es lo que está a mejor precio y en casos que llamamos operaciones de registro civil: gente que se tiene que ir a vivir a otra casa o a un departamento porque se está divorciando o por un motivo similar que invierte en una vivienda o compra un terreno para poder desarrollarla en su futuro”.

En tanto, Germán Ceijas, propietario de una inmobiliaria en la capital entrerriana, observó: “Hace unos meses se insinuó un pequeño movimiento en el sector que nos permitió cerrar algún tipo de operaciones, pero en el último mes se frenó de nuevo. Obviamente todo este movimiento del dólar frena de nuevo todo: el dólar se dispara, la gente pretende vender en dólares pero cobra en pesos y con los pesos después no compra la misma cantidad de dólares que antes. Por eso el panorama es complejo”.

Con respecto al tipo de dólar con el que se trabaja en el sector, explicó: “El dólar que hay en el mercado es el blue, no se habla de otro dólar, con un valor de entre 315 a 319 pesos en este momento, cuando hace una semana estaba en 290 en promedio”.

A su vez, concordó con Armándola y analizó: “Con todo esto se ha depreciado mucho el valor de las viviendas en dólares, en un 30% aproximadamente. Por ejemplo, si alguien tiene una propiedad que valía 100.000 dólares hace un año, hoy a lo mejor cuesta 65.000. Y si un propietario no tiene necesidad, no la va a poner a la venta con un valor más bajo”.

Alquileres

En cuanto a cómo está el mercado inmobiliario hoy respecto a la oferta y demanda de alquileres, Ceijas mencionó: “Con el tema de los alquileres hay una demanda altísima. Esto se da porque no hay inversores que construyan propiedades para renta, porque está muy baja en relación al costo del inmueble. Tenemos hoy un montón de opciones de inversiones que son más convenientes que comprar una propiedad para ponerla en alquiler. Por ejemplo, hoy sirve más poner tu dinero en un plazo fijo que comprar un departamento para alquilarlo”.

“Tampoco es atractivo por la inestabilidad económica de los inquilinos, porque tenés que esperar para que paguen y poder cobrar. Y el inmueble requiere mantenimiento y a su vez la renta históricamente volvió a estar muy baja con una Argentina, donde tenemos inflación”, añadió.

Por otra parte, observó: “Los alquileres están por las nubes en relación a los sueldos, con una actualización oficial cercana al 80% anual en este momento. Y está el tema de los impuestos, que en viviendas las tasas de la provincia corren por cuenta del propietario y las demás del inquilino, que tiene que sumar las expensas”.

Por último, evaluó: “Hoy es difícil encontrar un departamento céntrico de un dormitorio en alquiler que cueste menos de 40.000 pesos. Se está pidiendo ya 45.000 e incluso 50.000; y ayer un propietario me comentaba que en Santa Fe por cualquier departamento de un dormitorio te piden 65.0000 pesos. Históricamente se pagaba de alquiler que equivalía a un 20% del ingreso de una persona y hoy, con un salario que ronda los 100.000, para alquilar algo en 40.000 pesos uno destina el 40% mínimo”. (Diario Uno).