Empresarios Correntinos del transporte piden una suba del boleto de 140%

Compartir

Tras la reunión del Sis­tema Integrado de Movili­dad Urbana (Simu) que se realizó el último miércoles, las empresas y el Muni­cipio propusieron tarifas de entre $116 y $145 para el boleto urbano de pasa­jeros. En la oportunidad, la firma Ersa pidió un au­mento de 140%, mientras que Turismo Miramar y la Comuna, de 93%. Durante el encuentro se presenta­ron los estudios de costos que ahora serán girados al Concejo Deliberante. Es así que, con el objetivo de ac­tualizar el precio del boleto, se reunió el Simu, órgano encargado de evaluar cues­tiones relacionadas con el transporte público de la ciudad, del que integran representantes del Concejo Deliberante, del Municipio, de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y las em­presas. En el encuentro, se presentaron los estudios de costos y se plantearon dos posibles tarifas. 

La empresa Ersa, que cuenta con cerca del 90% del servicio urbano, pidió que el precio del boleto sea de $145. Teniendo en cuenta que el valor actual es de $60, la suba sería del 140%. Por su parte, la Secretaría de Hacien­da de la Comuna realizó su propio estudio de cos­tos y la evaluación lanzó como resultado un pasaje de colectivo a $116. En este caso, el incremento sería cercano al 93%. A esta úl­tima propuesta se sumó la empresa Turismo Miramar, que presta el servicio de va­rias líneas y ramales en la Capital. Las dos actualiza­ciones tarifarias propuestas se encuentran por encima del índice de inflación, algo que ya sucedió el año pasa­do cuando el boleto pasó a costar los $60 actuales, va­lor que se mantiene desde enero. 

Luego de la reunión del Simu, el objetivo es poder avanzar lo más rápido po­sible con las cuestiones administrativas y que los concejales puedan tratar­lo.

La idea es que el debate se dé y la suba de precio se apruebe antes de que ter­mine el año. Por eso, que­dan las últimas sesiones de 2022 y la posibilidad de que sea uno de los temas en la agenda de un período ex­traordinario. 

No obstante, ahora los expedientes con los dos es­tudios de costos se girarán al Concejo Deliberante, a donde ingresarán para se­guir con el proceso regla­mentario. Una vez que ya esté en el recinto, se desa­rrollará una primera lectu­ra y el siguiente paso será la realización de la audiencia pública, requisito obligato­rio para este tipo de cam­bios tarifarios. 

Por ultimo, una vez cum­plidos con estos plazos, los concejales deberán votar y definir finalmente cuál será el precio que tendrá el pasa­je de colectivos urbanos en la ciudad. 

Tal como viene sucedien­do hace varios años, lo más probable es que la nueva ta­rifa quede definida antes de que termine este año, pero que su aplicación entre en vigencia recién en enero de 2023. (Diario Norte).