Embarazo Infantil en Misiones: Unas 175 niñas menores de 14 años tuvieron bebés

Compartir

POSADAS. La cantidad de nacidos vivos producto del embarazo y posterior gestación de niñas de entre 10 y 14 años, es una cifra inconfesable para las autoridades sanitarias del Ministerio de Salud Pública misionero, según surge de la forma en que presentaron las Estadísticas Vitales ante la Legislatura misionera, semanas atrás, en el marco de la defensa del Presupuesto 2023.

En la presentación ante las Comisiones de Salud y Presupuesto, el ministro de Salud Oscar Alarcón y su equipo presentaron las Estadísticas Vitales de la provincia, correspondientes al 2021 y años anteriores. Según esos datos, hubo mejorías en la Mortalidad Infantil, en la Mortalidad Neonatal y en la Mortalidad Post Neonatal. Al contrario, hubo retrocesos en la Tasa de Natalidad y, en particular, en la Mortalidad Materna, que alcanzó los peores niveles de los últimos 32 años.

Asimismo, de acuerdo con esas estadísticas que elabora el MSP, también se produjo una reducción en el embarazo adolescente, es decir, en la proporción de embarazadas que son menores de 19 años y en la cantidad de nacidos vivos de madres adolescentes.

El informe estipula que, en 2021, la cantidad de nacidos vivos de madres adolescentes fue de 3.165, la más baja de los últimos años. Mientras que el porcentaje de nacidos vivos de madres adolescentes, fue del 15,30%, un 0,1% menos que en 2020.

La decisión del MSP de ocultar cifras en su informe ante la Legislatura

Ahora bien, al momento de desglosar el dato de los embarazos adolescentesy determinar cuántos corresponden a lo que se define como “adolescencia tardía” (adolescentes de entre 15 y 19 años), y cuántos a la “adolescencia temprana” (niñas de entre 10 y 14 años), el MSP optó por no informar números concretos.

En lugar de ello, y posiblemente para no precisar cuántos nacidos vivos hubo en Misiones producto de embarazos de niñas de entre 10 y 14 años –es decir, la mayor parte, producto de violación porque la edad de consentimiento legal es de 13 años en Argentina-, el MSP presentó las “tasas de fecundidad adolescente”.

Estas tasas de fecundidad ponen en relación la cantidad de nacidos vivos de mujeres de 19 años y menos, con la cantidad total de mujeres de 10 a 19 años, en el mismo lugar geográfico y año. En otras palabras, surgen del cociente (división) entre los nacidos vivos de madres de 19 años y menos, y el total de mujeres de 10 a 19 años, por mil, en un año dado.

A este respecto, el MSP informó los datos de las tasas de fecundidad adolescente, de fecundidad adolescente tardía y de fecundidad adolescente temprana. En todos los casos hubo reducciones en 2021 respecto del 2020. La tasa de fecundidad adolescente fue de 22,1. Mientras que la de la adolescencia temprana fue de 2,4 y de la adolescencia tardía, alcanzó 42,9 en el pasado año.

La estimación de las cantidades de menores embarazadas a través de las tasas de fecundidad

Ahora bien, existe una relación matemática entre las tasas de fecundidad y la cantidad de nacidos vivos. Así pues, se puede estimar cuántos nacidos vivos corresponden a cada subgrupo de madres adolescentes.

Dado que la tasa de fecundidad adolescente (de 10 a 19 años de edad) fue de 22,1 y la cantidad de nacidos vivos, fue de 3.165, esto significa que hubo en total unas 143.212 adolescentes y niñas de esa franja etaria en 2021. Es decir, de estas 143.212 menores, nacieron 3.165 nacidos vivos, porque por cada 1.000 adolescentes, nacieron 22,1 neonatos vivos. Esto se consigue al dividir los 3.165 nacidos vivos de 2021 por las 143.212 adolescentes y niñas menores de 19 años, y ese resultado (0,0021) multiplicado por 1.000.

A través de un extenso cálculo probabilístico, este medio pudo alcanzar números aproximados de los nacidos vivos engendrados por niñas de 10 a 14 años, utilizando el mismo razonamiento. Si 3.165 nacidos vivos corresponden a una tasa de fecundidad de 22,1 en un conjunto de 143.212 menores de 10 a 19 años, los neonatos de “adolescentes tardías” y “adolescentes tempranas”, son números que, sumados, den el mismo resultado y a la vez (3.165), cumplan con las tasas de fecundidad de 42,9 y 2,4 respectivamente.

Así pues, de acuerdo con nuestros cálculos, si en 2021 hubo un conjunto de 69.700 adolescentes de 15 a 19 años, que mostraron una tasa de fecundidad de 42,9 (nacidos vivos por cada 1000 adolescentes), hubo 2.990 neonatos (vivos) de estas gestantes. Es decir, de esas 69.700 adolescentes misioneras entre 15 y 19 años, nacieron vivos 2.990 bebés, porque por cada 1.000 jóvenes de esta franja etaria, nacieron 42,9 neonatos.

La cantidad de nacidos vivos gestados por niñas y adolescentes menores de 14 años

De igual manera, si hubo 73.300 menores de entre 10 y 14 años, con una tasa de fecundidad de 2,4 nacidos vivos por cada 1000 menores de esa franja etaria, hubo en total, 175 nacidos vivos gestados por niñas de entre 10 y 14 años. Nuevamente, estas 73.300 niñas de 14 años y menos, gestaron 175 bebés, debido a que, por cada 1.000 niñas de 14 años y menos, hubo 2,4 neonatos con vida en Misiones, el año pasado.

Esto es así, según nuestros cálculos, porque 73.300 (“adolescentes tempranas”) más 69.700 (“adolescentes tardías”) suman 143 mil (adolescentes y niñas de 19 años y menos) y, con estas tasas de natalidad, de 2,4 (por mil) y 42,9 (por mil), 2.990 bebés más 175 neonatos, dan un total de 3.165 nacidos vivos de madres adolescentes.

Por supuesto, los números exactos pueden diferir, pero no en gran medida. Se trata de una estimación en base a los datos difundidos oficialmente. Como sea, las cantidades exactas de nacidos vivos de madres adolescentes de 15 a 19 años, y de niñas de 10 a 14 años, podrían haber sido precisados por Salud Pública.

Los Embarazos Intantiles Forzados y lo que advierte la UNICEF

Claro, ello sería confirmar públicamente que hubo casi dos centenares de niñas de entre 10 y 14 años que continuaron con la gestación en 2021, y tuvieron bebés –la mayoría producto de violación-. O sea, hubo -al menos- 175 Embarazos Infantiles Forzados (EIF) en Misiones en 2021. Pese a que a estas adolescentes y niñas las asiste el derecho a la interrupción legal del embarazo (ILE).

Al respecto, cabe recordar según organizaciones no gubernamentales como Cladem, “un embarazo infantil forzado (EIF) se produce cuando una niña menor de 14 años queda embarazada sin haberlo buscado o deseado y se le niega, dificulta, demora u obstaculiza la interrupción del embarazo”.

Asimismo, según un documento de la UNICEF publicado en Noviembre del 2019, “las niñas y adolescentes menores de 15 años siempre tienen derecho a una ILE (Interrupción Legal del Embarazo), porque el embarazo a esa edad supone mayores riesgos para su vida y su salud que para las mujeres adultas. Además, en el caso de las niñas menores de 13 años el embarazo siempre se considera producto de violencia sexual, ya que el derecho solo reconoce la capacidad legal para consentir las relaciones sexuales a partir de los 13 años (artículo 119 del Código Penal)”.

(MisionesCuatro).