El municipio de Formosa y la policía clausuran dos locales bailables por presencia de menores

Compartir

La Policía constató la presencia de menores en dos locales bailables y solicitó al inspector de Bromatología Municipal que labre el acta de infracción y la colocación de la faja de clausura.
Se realizó en el marco del operativo de fin de semana que lleva adelante la Policía de Formosa en inmediaciones a locales bailables, antes y durante la apertura de los locales.
Al finalizar los eventos bailables, la fuerza provincial impulsa desde hace años otro operativo que consiste en reforzar la cantidad de recursos humanos y logísticos denominado “despeje de boliches”.
A las 04:30 de la madrugada de este domingo, el jefe de la Comisaría Seccional Tercera implantó el referido servicio de prevención en la avenida Juan Domingo Perón al 1.400 (esquina Puchini), y constató con personal administrativo de la Jefatura de Policía, Comisarías, Subcomisarías, Comando Radioeléctrico Policial y Cuerpos Especiales, la presencia de menores.

En la vía pública y al azar se les solicitó su documento nacional de identidad (DNI) a tres mujeres, constatándose que efectivamente eran adolescentes con fuerte aliento etílico y resultaron ser menores de 16 años.
Ante esa situación, se informó del caso vía telefónica a la operadora de la Subsecretaría de Niñez, Adolescencia y Familia, disponiendo la Regente que se ubique a los padres y se entregue a los menores bajo acta formal.

El inspector de Bromatología Municipal de la ciudad de Formosa, labró el acta de infracción y clausura con colocación de faja en ambos accesos a los locales y el acta de constatación con testigos.
Las tres menores fueron examinadas por el forense policial de turno, quien constató que todas tenían aliento etílico positivo. Luego fueron trasladas a la Comisaría Tercera, donde se solicitó la presencia de sus padres y se las entregó en carácter de guarda tutelar bajo acta, conforme legislación vigente.
Este fin de semana se movilizaron unas 5.763 personas en locales bailables de la ciudad. El servicio fue supervisado por el segundo jefe de la Unidad Regional Uno, sin que se registren incidentes.