El 50% de las motos retenidas en Santa Fe no tiene patente o está adulterada

Compartir

A medida que crece la cantidad de motocicletas que circulan por las calles de la ciudad de Santa Fe también se observa que muchas lo hacen en infracción o con algún tipo de irregularidad. El 50% de las motos que se retienen no tiene patente o está adulterada. Por esa razón y ante la cantidad de hechos de inseguridad que se producen con las motos como vehículo de escape, desde la Municipalidad se decidió incrementar los controles.

«Desde que asumimos en la Secretaría de Control intensificamos los controles de motos haciendo hincapié en la circulación sin chapa patente, adulterada o ilegible. Desde agosto triplicamos la retención, antes eran 15 en promedio y en la actualidad la cifra asciende a 45, con jornadas superiores a 50», comenta Guillermo Álvarez, subsecretario de Control de la Municipalidad de Santa Fe en diálogo con AIRE.

Una situación que grafica lo que ocurre en las calles de la ciudad son los datos del último fin de semana que indican que el 61% de las motocicletas secuestradas presentaba alguna irregularidad con la patente. De 169 motocicletas, 93 no tenían patente, 8 estaban adulteradas o tapadas y 2 eran ilegibles.

Los operativos de control de motocicletas se triplicaron desde el mes de agosto en la ciudad de Santa Fe y en la actualidad se secuestran 45 motos diarias en promedio.

Los operativos de control de motocicletas se triplicaron desde el mes de agosto en la ciudad de Santa Fe y en la actualidad se secuestran 45 motos diarias en promedio.

«Apuntamos ahí porque queremos colaborar con la seguridad, sabiendo que si bien no hay una relación directa entre los que circulan en moto sin patentes y delito, sabemos que los delincuentes muchas veces utilizan estos vehículos para delinquir. Es parte del trabajo que conversamos con los representantes del Ministerio de Seguridad y es uno de los aportes que podemos hacer desde la Municipalidad de Santa Fe», aseguró Álvarez.

De todas maneras, Álvarez explicó que no siempre las motos retenidas son recuperadas por sus conductores, de hecho solo la mitad es retirada por el corralón municipal. Posteriormente la policía se ocupa de verificar si trata de un vehículo denunciado por robo o con pedido de captura. Álvarez explicó que los operativos se desarrollan en distintos puntos de la ciudad, en la costanera y grandes avenidas y en la mayoría de los casos los operativos son acordados con las fuerzas provinciales y nacionales.

«Cuando nos tocó asumir el intendente Emilio Jatón nos pidió aumentar los controles, pero no solo de las motocicletas. También incrementamos la cantidad de inspectores en la calle, en el ordenamiento al tránsito, vía publica, estacionamiento medido, nocturnidad y ruidos molestos. Ampliar e intensificar los controles en la ciudad es uno de los ejes de la gestión, es parte de la impronta que le ponemos a la Secretaria», comentó Guillermo Álvarez.

Por otra parte, el funcionario municipal destacó que los controles también conllevan un acto de justicia para con aquellos que cumplen las normas y tienen la documentación en orden. «Queremos que el que hace las cosas bien sea valorado, se trata de poner en un plano de igualdad y una forma es hacerlo mediante el control» Y al final, destacó el trabajo articulado con Provincia por la seguridad: «nuestra tarea es importante en el contexto de inseguridad que estamos, creemos que es fundamental y desde el Ministerio nos lo reconocen y agradecen. Trabajamos en conjunto, cada uno con sus facultades». (Aire de Santa Fe).