Consultora explica qué solicitó al ministro Lombardi y advierte: “la selva misionera está pulverizada”

Compartir

POSADAS. Luego del revuelo suscitado por una publicación en redes sociales de la representante de Quantumd Sustainability, Liliana Ortega, en la que señalaban que el Ministro de Cambio Climático fue “deshonesto” con ellos a raíz de un proyecto de medición de carbono que ya está implementándose, la responsable de la empresa de consultoría ambiental, accedió a hablar con www.misionescuatro.com y brindar detalles del entredicho con el funcionario. Al tiempo que lanzó una fuerte advertencia respecto de la deforestación en la provincia de Misiones.

Quantumd Sustainability es una empresa de consultoría, y “nos especializamos en el mecanismo de clima de los bosques que se llama REDD+, que es el mecanismo más importante de mitigación del cambio climático desde el Acuerdo de París. Significa la Reducción de Gases de Efecto Invernadero que se generan por no deforestar, no degradar y por enriquecer el bosque con actividades de restauración”, explicó Ortega, en diálogo con este medio.

“Me retracto de una publicación que hice en Instagram que me ha traído muchos problemas esta semana. Es el instagram de la empresa y manifestamos lo que nos parecía de una situación. Decíamos que Patricio Lombardi, el Ministro de Cambio Climático de Misiones, no se manejó honestamente con nosotros. No estamos haciendo acusaciones, decimos que no se manejó honestamente porque no nos dijo la verdad”, puntualizó la representante de QS.

Las reuniones con Lombardi

Según detalló al portal www.misionescuatro.com, “presentamos una iniciativa para generar y medir carbono y contabilizar créditos de carbono a escala de un municipio. Este proyecto se llama Selva Misionera Jurisdictional and Lower Level REDD+ Iniciative (Iniciativa de Nivel más bajo que el Jurisdiccional del mecanismo REDD+) E·sto tiene que ver con una forma de medir y contabilizar el carbono”, precisó Ortega.

“Nos reunimos con Patricio (Lombardi), por casi dos horas en presencia de otros funcionarios. Claramente, en ese momento, no tenía conocimiento de esto. Hizo muchas preguntas que con gusto respondimos. Para un emprendedor es una alegría muy grande que el gobierno de un país o provincia o municipio tome iniciativas privadas y las analice como políticas públicas. Eso es bueno, es positivo, habla de una sociedad sana y de una democracia sólida donde todos tenemos participación”, reflexionó.

Así pues, en diciembre del 2020, la empresa hizo la presentación al Ministerio, pues “necesitábamos el aval del ministerio de cambio climático para presentar nuestra iniciativa a un concurso de fondos del gobierno británico. No pudimos llegar a obtener ese aval”, contó Ortega, añadiendo que esperaron meses por una respuesta. “Pasaron los meses, intercambiamos chats, preguntábamos qué pasaba. Nos daba a entender que las decisiones estaban arriba de Patricio, que él no estaba pudiendo decidir nada. Y en Marzo, nos desestiman el pedido, diciendo que ellos no pueden enviar ese proyecto a Buenos Aires”, detalló la representante de QS, añadiendo que, aparentemente, desde el Ministerio en cuestión, “en la cumbre del clima lanzaron un programa jurisdiccional”.

Cómo funcionan las certificaciones de carbono

En este contexto, Ortega brindó detalles del funcionamiento de las certificaciones de carbono y de lo que está solicitando al ministerio que maneja Lombardi, y por decantación, al gobierno provincial. “Las reducciones de gases de efecto invernadero son una política global que se implementa en el marco de las Naciones Unidas (ONU) Todos los países tienen la obligación de reducir gases de efecto invernadero para que la temperatura planetaria no suba más de 1,5 grados en los próximos años, porque más de eso es una catástrofe”, puntualizó Ortega.

“Entonces las Naciones Unidas exigen que todos los países contabilicen las reducciones de gases de efecto invernadero, los certificados de carbono, en este caso. Y los reporten (a la ONU). Ahora, contabilizar todo el carbono de un país es una tarea titánica, algo enorme. Y más cuando se trata de un mecanismo forestal como lo es REDD+”, detalló la respresentante de QS. “Entonces existen alternativas, metodologías estándares”, añadió Ortega, quien explicó que esta tarea se puede hacer a través de jurisdicciones, es decir, municipios o provincias.

“Jurisdiccional, significa que si bien el país tiene que contabilizar las reducciones para reportarlas, se puede plantear que el país se divida en jurisdicciones, como sería una provincia. Entonces se construyen capacidades de contabilidad de carbono, a escala de las provincias. Estas reportan a la Nación, y la Nación a la ONU. Eso se llama sistema anidado, la contabilidad de una provincia se anida a la nacional y esto se reporta”, detalló la representante.

Misiones no es la primera en plantear el sistema jurisdiccional

En este punto, Ortega dejó en claro que Misiones y QS, no son las primeras en plantear esta forma “anidada” de contabilización de carbono. “Hay muchos países que avanzaron con el sistema jurisdiccional y Misiones, claramente, no es la primera provincia que plantea un sistema jurisdiccional. Ni nosostros somos los primeros emprendedores que le llevamos una propuesta a un gobierno provincial para hacer un programa jurisdiccional. Ni Misiones es el primero, ni nosotros”, aclaró Ortega.

“Ahora también se puede dar que en una provincia o en un municipio haya proyectos que ya están más avanzados. O que haya municipios que están avanzando más rápido. Nosotros tenemos proyectos en Andresito. Hicimos propuestas al gobierno municipal, desarrollamos el mapa de emisión de carbono de Andresito. Ahora sabemos que hay 22 mil hectáreas totales (de bosque nativo), después la selva se extingue”, advirtió Ortega.

“Y hay varias iniciativas que se están implementando –continuó Ortega–. Le propusimos al intendente Bruno Beck, hacer un sistema de contabilidad de carbono a escala municipal. Eso se llama ‘lower level’, es decir, más abajo del nivel jurisdiccional. Así el municipio de Andresito construye capacidades de contabilidad de carbono, reporta a la provincia o reporta a la Nación”, detalló la CEO.

El pedido del aval a la provincia y Nación

Sin embargo, “Argentina no está autorizando sistemas jurisdiccionales, hasta ahora. A menos de Lombardi haya firmado un acuerdo con el gobierno nacional (en la COP – 26 en Escocia) Todavía Argentina no lo autorizó al nivel jurisdiccional. Entonces le pedimos a la Nación que nos autorice a ser un nivel inferior de contabilidad (de carbono). Y nosotros reportamos a la Nación desde el municipio (de Andresito). Entonces podemos seguir avanzando con más proyectos, seguir buscando inversores, darle a los inversores, garantías de contabilidad de carbono. Mientras provincia y Nacion resuelven sus asuntos y establecen las políticas”, argumentó Ortega.

En este punto, Ortega se refirió puntualmente al pedido formulado al ministro Lombardi, el cual fue denegado. “Tanto Nación, como el Fondo Verde del Clima, como los estándares del mercado voluntario del carbono, donde las empresas compran el carbono, exigen que haya cierta institucionalidad garantizada en estos proyectos. ¿Qué significa? que la provincia no objete a un proyecto municipal y a proyectos privados, que digan que (el proyecto) ‘no va en contra de mis políticas de clima ni ambientales, y emitimos la carga de no objeción’, Y esa carta va a Buenos Aires”, sostuvo.

“Le pedíamos a Lombardi en Diciembre, que envíe una carta de no objeción a Buenos Aires, diciendo que este municipio avanzó más rápido y que no objetaba que la Nación utilizara para construir capacidades, como piloto”, comentó Ortega, añadiendo que “acá lo importante es la selva”.

Una dura advertencia sobre la pérdida de la selva autóctona

“La selva misionera está en riesgo de extinción. Hay que dejar de mentir con la manchita verde, y dejar de decir que somos el pulmón del mundo. Y que lo conservamos todo. No señor. La selva misionera ya está mostrando signos avanzados de extinción, la selva está pulverizada”, denunció Ortega, alguien que está trabajando en el tema desde hace años.

En esta línea, Ortega alertó: “el gobierno de Misiones autoriza que saquen árboles que no llegan a 40 años (de edad) de las explotaciones forestales. No existen árboles gigantes. Salvo en los parques y en algunas reservas específicas”, dijo.

“Nuestra prioridad es la selva. No nos importa cuál va a ser la política de Argentina y si va a autorizar o no a las provincias (a contabilizar carbono). Lo que sí nos importa es que un gobierno provincial que se jacta en ser un líder en políticas ambientales o un líder en conservación, que tiene el único Ministerio de Ecología (provincial) hace años, y ahora un Ministerio de Cambio Climático y un instituto (de biodiversidad), y la selva no está”, bramó. “Si tomamos los presupuestos todos los años, vamos a ver que la Cámara de Representantes autorizó aumentos presupuestarios al ministerio de ecología para cuidar la selva. Pero ¿qué pasa con la selva que desapareció?”, lanzó Ortega.

Al respecto, Ortega recordó que debe cumplirse la Ley Nacional de Bosques. Y apuntó a la ley provincial de extracción forestal. “Si permiten que saquen árboles tan jóvenes, esa ley no trabaja para garantizar la vida de la selva. Sino para garantizar la extinción de la selva. Esa ley debe ser reformada. Las leyes no son producto de iluminados que están haciendo un tránsito por la tierra. Sino que son producto de seres humanos”, puntualizó. (MisionesCuatro).