Así funciona el cruce ilegal entre Misiones y Paraguay a través del río Paraná

Compartir

Los cruces fronterizos ilegales que están fuera de control para las autoridades funcionan desde antes de la cuarentena. Con la pandemia, las fronteras fueron cerradas, pero estos pasos siguieron funcionando de manera ilegalTelenoche Investiga estuvo en Puerto Rico, Misiones, un puerto clandestino donde cada día los “boteros” pasan gente, mercadería y drogas a través del río Paraná, de Paraguay a la Argentina y viceversa.

Al llegar a Puerto Rico, hay un sendero que se bifurca. Una de las bifurcaciones llega hasta puntos clandestinos donde trabajan los “paseros” que llevan y traen gente y cosas de un lado a otro de la frontera natural que establece el río Paraná. Algunos son utilizados por personas que tienen un rebusque para vivir y comerciantes. Y otros, por el crimen organizado.

“En esta frontera se pasa de todo, lo que te imagines, por ejemplo, personas. La mano de obra paraguaya acá en nuestro lado es mucho más barata, se suelen contratar albañiles del otro lado, y se cruzan. Se trafican cigarrillos, tecnología, repuestos para vehículos, gomas o ropa. También drogas como cocaína y marihuana. Además trata de personas y prófugos que escapan de la justicia argentina, brasileña o paraguaya”, resume Gastón Daza, periodista local.

Gastón Daza, periodista de Misiones, dice que hay pocos efectivos de fuerzas federales en la provincia y que hay cientos de puestos clandestinos para cruzar. (Foto: Captura Telenoche)
Gastón Daza, periodista de Misiones, dice que hay pocos efectivos de fuerzas federales en la provincia y que hay cientos de puestos clandestinos para cruzar. (Foto: Captura Telenoche)

Muy cerca de allí, en Eldorado, hace 10 meses, Prefectura Naval interceptó tres botes con personas y cargamento ilegal. Los contrabandistas empezaron un intenso tiroteo para defender a sus cómplices. Un prefecto fue gravemente herido y los “paseros” fueron detenidos.

En Puerto Rico, por tan solo 1500 pesos te cruzan a Paraguay con un bote. Con quienes son de la zona, el precio se arregla cara a cara. Con los que llegan de otros lugares, se combina de antemano. Telenoche Investiga se comunicó por teléfono con uno de los paseros. El auto que recogió al cronista en Eldorado lo dejó en un recóndito barranco. Desde ahí hubo que bajar hasta la costa del río y esperar hasta que llegue el bote que cruza a las personas al lado paraguayo en solo 10 minutos.

Los barcos esperan en los puntos clandestinos para llevar lo que sea necesario. (Foto: Captura Telenoche)
Los barcos esperan en los puntos clandestinos para llevar lo que sea necesario. (Foto: Captura Telenoche)

Daza dice que existen cientos de pasos clandestinos y que no se puede controlar con efectivos de la provincia sino con quienes tienen competencia en el agua como la Prefectura, la Gendarmería y los efectivos de fuerzas federales, que son pocos en la provincia.

Una vez en tierras paraguayas, sin ningún control, se puede ir a la ciudad de Otaña, a media hora del lugar y de ahí a cualquier punto de Paraguay o Latinoamérica.

La mayor cantidad de secuestros que se dan en la provincia son de marihuana que proviene de Paraguay y Brasil, El modus operandi es llegar con los bultos hasta las costas argentinas, dejarlos escondidos en zonas de selva, de barranco, de difícil acceso. Es ahí donde la Policía y la Prefectura da con este tipo de secuestros. Por lo general, secuestran la droga pero nunca hay detenidos. De noche es cuando más actividad ilegal hay.

Fronteras abiertas: así funciona el cruce ilegal entre Misiones y Paraguay a través del río Paraná

En el momento en que el equipo de Telenoche Investiga estuvo en el lugar pudieron percatarse del pasaje de un bulto de cigarrillos. Lucas, uno de los muchachos que lo estaba haciendo contó que lo hace para poder vivir. “Yo hago esto pero hay otros que hacen cosas peores. En este río se cruzan toneladas de marihuana”. Él dice que no lleva gente porque es peligroso, que una familia completa se ahogó hace unos años. Definitivamente este resulta otro peligro de los pasos ilegales: muchas embarcaciones naufragan y los pasajeros mueren por querer cruzar el agua en este sistema ilegal y precario. (TN).