A quince años de la tragedia de Ecos, los familiares continúan reclamando justicia

Compartir

El 8 de octubre de 2006 un grupo de estudiantes secundarios de la escuela Ecos, del barrio porteño de Villa Crespo, volvía de realizar un viaje en el que entregaron donaciones a la escuela chaqueña El Paraisal-Quitilipi, de la cual eran “padrinos”.

En el kilómetro 689 de la ruta nacional Nº 11, jurisdicción de Margarita, departamento Vera, provincia de Santa Fe (229 kilómetros al norte de la capital provincial), el micro en el que viajaban fue embestido por un camión conducido por Ángel Soto que, según pericias toxicológicas posteriores, tenía 1,6 miligramos de alcohol en sangre.

Como consecuencia del impacto Soto, de 28 años, su acompañante Hugo Fabián Albrecht, nueve estudiantes y una profesora que viajaban en el micro murieron.

Un año después, y en homenaje las víctimas fatales, el Consejo Federal de Educación de la Nación declaró el 8 de octubre como “Día Nacional del Estudiante Solidario” lo que motivó a familiares y amigos de las víctimas a retomar la lucha para recordar a sus seres queridos a través de una organización que denominaron Conduciendo a Conciencia.

“A nuestros hijos los perdimos pero seguimos trabajando para que esta realidad cambie. Como decimos siempre: Todos fuimos, todos somos, todos podemos ser, no es una cosa que le pasa al otro, le puede pasar a cualquiera, generar conciencia es responsabilidad de todos”, dijo Sergio Kohen, padre de Nicolás, uno de los estudiantes fallecidos en la tragedia.

En diálogo con Télam, el hombre explicó que la organización trabaja en dos ejes: “Por un lado, lo que tiene que ver con la prevención en materia de seguridad vial y tratando de lograr cambios para evitar que se sigan produciendo estos accidentes que dejan 1.300.000 muertos por año en el mundo y (los siniestros viales) son la principal causa de muerte en menores de 35 años”.

Conduciendo a Conciencia se puso como objetivo seguir con las actividades solidarias que llevaban a cabo los estudiantes del colegio de Villa Crespo y anualmente organizan un Recital Solidario a beneficio de escuelitas, comedores y salas de primeros auxilios, ubicados en zonas rurales de las provincias de Santiago del Estero, Corrientes, Salta, Jujuy y Chaco.

A quince años del fatal accidente, los familiares continúan reclamando justicia

A quince años del fatal accidente, los familiares continúan reclamando justicia

A lo largo de los últimos quince años, los familiares tuvieron que “lidiar con las idas y vueltas de la Justicia”, explicó Kohen, y precisó que “en Santa Fe nuestra causa estaba con el sistema judicial antiguo donde las víctimas y los padres (de las víctimas) no tenemos posibilidad de participar de forma activa sino que es el mismo Estado el que hace de fiscal”.

“Por eso es una fiesta para los jueces que cobran 400 o 500 mil pesos por mes, porque son los jueces mejores pagos del país, y hacen y permiten cualquier tipo de dilaciones”, denunció el hombre que aseguró que en el transcurso de la causa “ya se jubilaron dos jueces”.

El año pasado, un día antes de cumplirse el aniversario 14 de la tragedia, la Justicia de Santa Fe condenó a tres años de prisión condicional por “homicidio culposo múltiple” al chofer del micro, Oscar Eduardo Atamañuk, a quien se lo acusa de una “conducta imprudente” ya que se probó que invadió el carril contrario al momento del accidente, por lo que el fallo lo encontró “autor responsable”.

Sin embargo, unos meses después “Silvina Zavala de la Torre, defensora del chofer, hizo dos apelaciones a la última sentencia. Por un lado, pidió una revisión horizontal por el agravamiento de la pena, y la segunda apelación apuntó a la inconstitucionalidad del fallo”, explicó Kohen.

La Justicia de Santa Fe rechazó la apelación por inconstitucionalidad y la defensa presentó un recurso de queja ante la Corte Suprema de Santa Fe “así que, una vez más nos toca esperar”, apuntó el hombre.

Y agregó: “Con recursos, quejas, presentación de nuevas pruebas se busca dilatar” el proceso judicial “en algunas causas para alcanzar el tiempo de prescripción”, aunque aclaró que en la causa de la tragedia de Ecos “tanto la corte Suprema de Santa Fe, como la de la Nación rechazaron la prescripción”.

“Lejos de generar fallos ejemplificadores para que se haga justicia, lo que se hace es dilatar todo para que quede en la nada y no se den pasos que sirvan para cambiar la realidad que tenemos”, apuntó.

El recorrido judicial del caso es un ir y venir de presentaciones judiciales, el chofer del micro fue absuelto en 2009, pero la Cámara de Apelaciones de Vera anuló el fallo luego de una presentación del fiscal.

En 2011 fue condenado a una pena de tres años de prisión en suspenso, pero el fallo fue anulado por la Cámara de Penal de Rafaela luego de un error que llamó mucho la atención: el magistrado no le tomó declaración indagatoria al acusado.

(Aire de Santa Fe).